22.8.14

Stream of piss or a bullet in my head

1
Más de una situación en la vida se puede comparar a una planta.
La planta necesita agua con cierta regularidad. Pero demasiada agua la ahoga y la planta muere.
Sucede con las personas con las que querés empatizar mucho, o con las cosas que querés lograr ya mismo...
No hacer nada respecto a algo nunca está bien. Pero, a veces, hacer demasiado es contraproducente y no viene mal darse cuenta cuándo toca pararse en media cancha a tomar aire y seguir corriendo.
La única solución posible, como siempre, es encontrar el ritmo conjunto entre vos y tus proyectos, o cuando el mundo quiere (en su forro capricho) que tus proyectos se concreten.

Escribo esto a las 6 y 39 de la mañana, el único momento del día donde puedo pensar claro, de cara a un nuevo día de trabajo. Al final del día, voy a ser 100 pesos más rico y visiblemente más estúpido por el bombardeo constante de cuarteto en la radio y los 31 grados anunciados para esta tarde de invierno.

2
Soñé que tenía que poner una bomba en un cohete. Una vez puesta tenía que salir corriendo y apretar el botón. Justo cuando apreté el botón empezó a sonar No Pride a todo volumen: era mi despertador. Fue de película, lo más intenso que me pasó esta semana. No Pride es un temazo: uno de mis 14 temas favoritos de Insomniac, mi disco favorito de Green Day.

El tema habla de resignación violenta.
Un mechupaunhuevismo pero apasionado, un desdén hacia el mundo con una energía tan contagiosa que hasta te diría que puede construir algo: odio, fatiga, pero sospecho que nada de quietud.

"No culture's worth a stream of piss or a bullet in my head..."

Cada tanto, dice alguien, me deschaveto. No estoy diciendo que estoy deschavetado ahora, pero me parece que está por pasar.
Toda este ansia de equilibrio sucede, por regla general, un poquito antes de que se vaya todísimo a la mierda.

Insomniac mismo lo anuncia. El disco no es otra cosa.
(Es como In Utero. Resabio autodestructivo y canceroso de un éxito rotundo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario